Educación y Ciencia

7 julio, 2014

Continúa la lucha docente universitaria en Rosario

Por Luciana Seminara. Cuál es la situación de la lucha salarial de los docentes universitarios del país en el marco de la paritaria. La negociación por arriba de las centrales sindicales y un conflicto que crece día a día.

Por Luciana Seminara. Si el mismísimo Augusto Timoteo Vandor se levantara de entre los muertos para poder leer los periódicos de las últimas semanas, comprobaría que los herederos de sus discípulos, pese a ostentar algunos de ellos cargos importantes en el sindicalismo nacional, han desatendido sus enseñanzas. De regreso en la tumba, el sindicalista suspiraría al recordar una época en la que la de las burocracias sindicales supieron desplegar la táctica de “golpear” para luego negociar.

Precisamente algo de esto se refleja en las acciones y fríos posicionamientos asumidos por los dirigentes sindicales de las Federaciones Universitarias que hace más de un año atrás, en el contexto de las negociaciones salariales del año 2013 firmaron un acta salarial que entre otras cosas clausuraba las paritarias ¡por 16 meses!

Aunque arbitraria y antidemocrática dicha disposición fue rubricada y festejada por cuatro de las cinco Federaciones representantes de los y las docentes de las Universidades Nacionales (CTERA, FAGDUT, FEDUN y CONADU). Desde ese momento fuimos muchos quienes denunciábamos que “no había nada para celebrar”, y no nos equivocamos. Precisamente porque hacia finales del año pasado, cuando la inflación se disparaba, los sectores empresariales especularon y se lanzaron a una abusiva escalada de precios, la pérdida del valor adquisitivo del salario fue excesivamente notoria y las consecuencias del lamentable acuerdo salarial acentuaron las dificultades económicas de la docencia universitaria.

En este marco desde mediados del mes de febrero un importante número de Asociaciones de Base pertenecientes a las federaciones de CONADU y CONADU Histórica comenzaron a impulsar acciones concretas y medidas de fuerza en función de lograr dos cuestiones fundamentales, la reapertura de la Mesa de Negociación y una necesaria recomposición salarial. El plan de lucha impulsado fundamentalmente por las asociaciones de base díscolas al seguidismo de ciertas cúpulas sindicales, más consustanciadas con los intereses del Ministerio de Educación y la Secretaría de Políticas Universitarias que con la luchas gremiales de la docencia, tuvo (y tiene) como epicentros fundamentales a las Universidades de Tucumán y Rosario.

Una y otra se mantienen hasta el día de hoy en estado de alerta y movilización y sostienen, desde hace 4 semanas, un paro por tiempo indeterminado. A ello se han sumando con paros semanales la Conadu H y las asociaciones gremiales de Río IV, perteneciente a CONADU, y ADU San Luis. En total se trata de 27 asociaciones sindicales y 50 Escuelas PRE-Universitarias quienes sostienen la necesidad de una mejora en la oferta salarial.

Por su parte la CONADU, CTERA y FEDUN ya ha firmado el Acta Salarial derivada de la magra propuesta del ministro Sileoni: un 16,5% a cobrar en julio, un 10% acumulativo en el mes de agosto y un 2% en septiembre correspondiente al pago del Programa de Jerarquización Docente.

En el caso de Rosario el conflicto está siendo liderado por la COAD, un sindicato que con errores y aciertos sostiene su política en base a la realización periódica de asambleas y votaciones masivas donde se decide el rumbo a tomar. Siendo 12 las Facultades y 3 Escuelas medias las que han visto interrumpidas sus actividades académicas, no sorprende que una importante cantidad de estudiantes se haya sumado al conflicto. En estas semanas se han realizado innumerables volanteadas y clases públicas, marchas y asambleas interclaustros. Todas acciones que expresaron la unidad docente-estudiantil bajo una única consigna: No hay Universidad Púbica sin Salarios Dignos.

No han sido pocos los embates y exabruptos del rector y la prensa local, como si lo han sido sus efectos sobre las medidas de acción directa sostenidas por la docencia rosarina. Hecho que pareciera comprobarse en la contundente voluntad política expresada este jueves en una masiva asamblea desarrollada en la Facultad de Ciencias Económicas. Lejos de retroceder en demandas y expectativas hemos renovado nuestro compromiso con la lucha. No se trata solamente de una cuestión salarial o meramente reivindicativa, se trata en definitiva de convicciones y experiencias que alientan la construcción de prácticas políticas colectivas, democráticas y transformadoras. Cuestiones que también ponen en debate el sentido y el rol social de la Universidad.

 

Docente de la Carrera de Historia, Facultad de Humanidades y Artes, UNR. Congresal a CONADU por COAD.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas