Economía

27 junio, 2014

Argentina y los fondos buitre cara a cara nuevamente

Argentina y los fondos buitre que rechazaron entrar en los canjes de deuda, se verán nuevamente las caras a partir de una audiencia convocada por el juez Thomas Griesa, hoy a la mañana. El gobierno nacional decidió girar el dinero para el pago de las obligaciones de deuda que vencen el lunes y existe el peligro del embargo judicial. Los posibles escenarios que enfrenta la Argentina.

Argentina y los fondos buitre que rechazaron entrar en los canjes de deuda, se verán nuevamente las caras a partir de una audiencia convocada por el juez Thomas Griesa, hoy a la mañana. El gobierno nacional decidió girar el dinero para el pago de las obligaciones de deuda que vencen el lunes y existe el peligro del embargo judicial. Los posibles escenarios que enfrenta la Argentina.

El litigio que enfrenta a la Argentina con los fondos buitre que no entraron en los canjes de deuda abiertos en 2005 y 2010, y reclaman el pago de 1300 millones de dólares, tendrá hoy por la mañana un nuevo capítulo en los tribunales de Nueva York que maneja el juez Thomas Griesa. El ministro de Economía, Axel Kicillof, decidió girar el dinero para el pago de los bonos que vencen el próximo lunes 30, aunque el mismo podría ser embargado por el magistrado neoyorquino, tras negar un recurso de stay que suspenda la ejecución de la sentencia.

Durante la tarde del día jueves, Axel Kicillof acompañado por el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, y el secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini, leyó un comunicado en el cual el gobierno nacional daba a conocer que había realizar el depósito que permitirá pagar el vencimiento de deuda que vence el día lunes 30.

“La Argentina ha procedido al pago de los servicios de capital e intereses de sus bonos bajo ley extranjera por el equivalente a 832 millones de dólares, de los cuales 539 fueron depositados en las cuentas 15.098 y 15.002 del Banco New York Mellow (BONY) en el Banco Central de la República Argentina”, indica el comunicado leído por el titular del Palacio de Hacienda, y en vías de despejar cualquier duda agrega: “el pago realizado hoy a los tenedores que adhirieron voluntariamente al canje, sumando los intereses en pesos, supera los mil millones de dólares”.

El comunicado continúa destacando que el objetivo de Argentina es cumplir con el pago de la deuda reestructurada a lo largo de los canjes abiertos en 2005 y 2010 y culminar el “exitoso proceso de reestructuración voluntaria de deuda”.

Ante el riesgo del default y el embargo del giro realizado este jueves, desde el gobierno apuntan a Estados Unidos por “la responsabilidad internacional que le cabe por las decisiones de su poder judicial, al agente fiduciario, a las entidades financieras involucradas, a los litigantes, y al mismo juez Griesa respecto a eventuales acciones judiciales que nos permitan hacer valer legítimamente nuestros derechos como miembro de la comunidad internacional”.

Por otra parte, Kicillof detalló que los abogados que defienden al país le volvieron a solicitar al juez Griesa la reposición del recurso de stay, que permita la suspensión en la ejecución de la sentencia, para que de esta manera se pueda cumplir con los compromisos de pago, mientras se negocia en los tribunales neoyorquinos con los holdouts.

La respuesta de Thomas Griesa no se hizo esperar, y ni bien se conoció la noticia, respondió con un escueto “tal solicitud no es apropiada”, también recordó en un párrafo del comunicado que dio a conocer, que Argentina debe acatar la orden judicial del tribunal, de acuerdo a lo indicado en la interpretación de la clausula pari passu (de tratamiento igualitario), bajo la cual se amparan los fondos buitre. El magistrado norteamericano indica que si el país le paga a los tenedores de bonos reestructurados pero no a los que decidieron no entrar en los canjes de deuda, estaría discriminado a estos últimos. Para el ministro de Economía dicha interpretación es “antojadiza y absurda”, en tanto “acatar una sentencia no puede exigir el incumplimiento de las obligaciones asumidas”.

El agitado panorama económico del día jueves se completó con la decisión de Griesa de convocar a ambas partes para hoy a las 10:30 de Nueva York (11:30 de Argentina) a una audiencia, pedida por el fondo buitre NML Capital, de Paul Singer. El mismo solicitará conocer si efectivamente Argentina giró el dinero hacia el Banco de Nueva York para completar el pago de vencimiento de deuda que se avecina, y en tal caso le solicitará al magistrado decretar al país en desacato de la sentencia judicial.

Conocido el comunicado del Ministerio de Economía, así como la solicitud de Griesa y el pedido de los fondos buitre, los escenarios posibles a los que se enfrenta Argentina no tardaron en abrirse. Por un lado existe la posibilidad de la negociación con los fondos buitre, tal parece el camino elegido a raíz de algunas señales enviadas desde el gobierno nacional, como por ejemplo el discurso de la presidenta Cristina Fernández, el sábado pasado durante el día de la Bandera. Incluso 500 millones de dólares del dinero girado al Bank of New York podrían ir directamente a Paul Singer, embargo de por medio, y luego Argentina seguir negociando el pago de la deuda restante mediante bonos. En este caso la clausula Rights Upon Future Offers (RUFO) no se ejecutaría en tanto el pago a los holdouts no sería voluntario sino que estaría mediado por una orden judicial. Dentro de las negociaciones posibles también existe la posibilidad de llegar a un acuerdo antes del día lunes que debe efectuarse el pago, y en ese caso el embargo judicial caería en saco roto.

El segundo escenario que se abre con los elementos disponibles el día jueves es el de iniciar una batalla judicial que incluso podría trascender las fronteras de Estados Unidos. Argentina podría denunciar como indica el comunicado del Ministerio de Economía, al sistema financiero y judicial norteamericano por llevar al país al riesgo de default, y poner en peligro la reestructuración de la deuda, planteando incluso llevar el caso ante el Tribunal Internacional de La Haya. En su defensa el país podría apostar por demostrar que el fallo de Griesa es violatorio de artículos de Naciones Unidas y del FMI, y remarcar el respaldo cosechado de países, organismos financieros e internacionales como el G77+China o la UNASUR y hasta incluso la prensa especializada como el Financial Times.

La posibilidad del cambio de sede para realizar el pago a los bonistas, y así evitar la sentencia de Griesa, parece por ahora haber sido abandonada, sin embargo es el camino que abona por ejemplo el diputado de Unidad Popular, Claudio Lozano, al afirmar que “en principio, esos fondos (los girados el día jueves) una vez que están en el banco ya no son de la Argentina y no son embargables». «Si el banco le hace caso a Griesa no estaría cumpliendo con el rol para el cual fue contratado y según lo establecido en los artículos 5, 6 y 9 del convenio podría ser reemplazado como agente de pago por el Banco Nación o el Banco Central de la República Argentina”, aclaró el diputado. En este sentido el escollo para la Argentina surge de aquellos bonistas que cobran vía Nueva York, los que lo hacen en bancos europeos no tienen este problema, en tanto no los alcanza el fallo de Griesa.

Los escenarios posibles están abiertos y todavía resta mucho camino por transitar tanto dentro como fuera de los tribunales. Recién mañana luego de la reunión convocada por Griesa el panorama comenzará a despejarse. Lo único que parece claro hasta ahora es el intento por parte del equipo económico de evitar un nuevo default y sus consecuencias negativas sobre la economía argentina.

 

Leandro Navarro – @navarro_lean

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas