Mundo Gremial

20 junio, 2014

¿Por qué Alimentación cerró sus negociaciones paritarias arriba del techo del 30%?

Tras tres meses de negociaciones, la Federación de Trabajadores de la Industria de la Alimentación (FTIA) cerró las negociaciones salariales paritarias con un aumento del 37 %. Los motivos por los que los trabajadores de esta rama de la industria consiguieron un incremento en sus sueldos mayor a otras.

Tras tres meses de negociaciones, la Federación de Trabajadores de la Industria de la Alimentación (FTIA) cerró las negociaciones salariales paritarias con un aumento del 37 %. Los motivos por los que los trabajadores de esta rama de la industria consiguieron un incremento en sus sueldos mayor a otras.

El acuerdo por un año alcanza a unos 80 mil trabajadores (incluidos los temporarios). Para quienes ingresen en la actividad, se elevó de 6.300 a casi 8.500 pesos el básico de convenio. El incremento obtenido por el sindicato conducido por Rodolfo Daer supera al obtenido por otros gremios importantes y rompe el techo para las negociaciones impuesto por el gobierno que establece un 30 % de aumento salarial como máximo.

El acuerdo comprende subas escalonadas: un primer aumento del 35%, que se cobrará en dos cuotas, del 20% en mayo y el otro del 15% (no acumulativo) en septiembre. Además, se acordó una suma no remunerativa de 1.500 pesos a cobrar en los primeros días de enero de 2015.

Luis Campos, analista sindical, dijo al respecto a Notas: “No es nada nuevo. Dentro de la lógica y la dinámica de las negociaciones salariales de los últimos siete, ocho años, hay un patrón que se repite”. Según explicó, los primeros años todos los sindicatos tomaban más o menos el mismo número (en 2006, 2007). “Ya a partir de 2008 empieza a haber como bandas donde algunos suman un puntito menos, otros un puntito más”, dijo. No le resultó llamativo que en ese patrón Alimentación firme por arriba de la media. “Alimentación es el que viene firmando siempre el porcentaje más alto junto con Aceiteros”, afirmó.

En ese mismo sentido, comentó las diferencias de un caso con otro: “Aceiteros no tiene el peso que tiene alimentación y además lo hace sin conflicto interno. En Aceiteros la conducción del sindicato es muy combativa. Son medio independientes”. También explicó que en los últimos meses hubo “bastante acercamiento con la CTA de Micheli. De hecho los abogados del sindicato de Aceiteros son los nuevos abogados de ATE Nacional”.

Sobre los motivos del cierre de paritarias por arriba de la media en Alimentación, Campos explicó que si dependiera de la propia dinámica interna del sindicato, “Daer firmaría más abajo, no tendría problema”. “Pero lo que pasa es que se le arma mucho quilombo”, agregó, porque “las bases están organizadas en tal nivel que presionan al alza la negociación salarial”.

Campos repasó: “Las comisiones internas de la izquierda están en las empresas más grandes. Tienen un peso real”. Empresas como Kraft, Pepsico o Felfort, entre otras, cuentan entre sus trabajadores con sectores organizados y combativos que le hacen contrapeso no sólo a la empresa sino a la dirección del gremio. “Además lo que termina pasando es un efecto contagio en otras plantas que no necesariamente conduce la izquierda pero que se suben al carro. O sea ¿a qué laburante no le gusta firmar por el 35% si el resto firma por 30%?”, explicó el analista.

Vale recordar que las empresas ligadas a la alimentación son uno de los pocos sectores de la economía cuyos indicadores, según Abeceb.com, no dan en baja en lo que va del año. En ese sentido, Campos afirmó que en el rubro existen “condiciones objetivas que te permiten negociar por arriba de la media” porque “las empresas que tienen margen para firmar aumentos salariales más importantes y que en última instancia se pueden trasladar a precios”. Además remarcó las “condiciones subjetivas” en términos de organización de los trabajadores “que permiten que la conducción del sindicato en la puja salarial tenga menor grado de libertad”.

“No es que Daer se volvió revolucionario”, sostuvo el analista. Pero insistió en que la complejidad de la situación del sindicato y el grado de organización de sus trabajadores es lo que lleva a que “el tipo que condujo la CGT en el peor momento de la situación laboral, durante los años 90, es hoy el que conduce el sindicato que consigue los principales aumentos salariales”.

Julia de Titto – @julitadt

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas