Géneros

19 junio, 2014

Policía de la Bonaerense a juicio por matar a su pareja

Este jueves comenzó el jucio al agente de la Policía Bonaerense Gabriel Omar García, de 37 años, que será juzgado por el femicidio de su ex pareja, una joven promotora que en 2006 recibió un balazo en la cabeza dentro de su auto, en la localidad de Campana.

Este jueves comenzó el jucio al agente de la Policía Bonaerense Gabriel Omar García, de 37 años, que será juzgado por el femicidio de su ex pareja, una joven promotora que en 2006 recibió un balazo en la cabeza dentro de su auto, en la localidad de Campana.

El imputado debía presentarse el lunes para dar comienzo al juicio oral pero, por un error en la fecha de la notificación que recibió, no asistió. Esto demoró el inicio hasta el día jueves. García está acusado de «homicidio simple agravado por el uso de arma de fuego» de su pareja Mariana Sánchez, de 22 años, en 2006.

Los jueces Daniel Ropolo, Elena Barcena y Guillermo Giehenneus, del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 2 del Departamento Judicial Zárate-Campana serán los responsables de llevar a cabo el proceso. La acusación será impulsada por el fiscal Camilo Quiroga y Del Cerro, mientras que el acusado será defendido por Sergio Andrés Santapa.

Durante el debate oral se prevé que declaren alrededor de 15 testigos, entre ellos compañeras de trabajo de Mariana y peritos policiales que trabajaron en la investigación.

Los hechos

Mariana tenía 22 años y trabajaba como promotora. El 17 de agosto de 2006 apareció con un balazo en la parte trasera del auto de García, que estaba estacionado en el McDonald’s de Campana. García era en aquella época agente de la comisaría 1° de Escobar y declaró que habían discutido porque él pensaba dejarla y que ella lo golpeó con sus puños hasta dejarlo semiinconsciente.

Según el relato del imputado, Mariana fue al asiento de atrás de su auto y con el arma reglamentaria se pegó un balazo en la cabeza. La chica no murió al instante por lo que fue trasladada de urgencia por los Bomberos de Campana hasta el Hospital San José, donde falleció por la sangre que había perdido.

El primer fiscal de la causa, Marcelo Pernici que falleció en 2012, no imputó a García ya que lo consideró testigo. Sin embargo, el policía tuvo varias contradicciones en sus declaraciones que llevaron al nuevo fiscal a imputarlo como presunto autor material del homicidio de la muchacha.

Además, las amigas de Sánchez contaron que era ella quien pensaba dejarlo porque él estaba casado y, aunque le dijo que estaba por divorciarse, había tenido un hijo unos meses antes. Por otra parte, García prácticamente doblaba en peso a Sánchez, por lo que los investigadores consideraron que era poco probable que ella lo hubiera dejado semiinconsciente a golpes de puño. También sostuvieron que ella desconocía el manejo de armas como para ponerle el cargador, sacarle el seguro y dispararse.

«Cuando me dijeron que ella se había suicidado no lo creí e inmediatamente pensé que él la había matado», aseguró Graciela Centurión, madre de Mariana. Centurión contó que mientras su hija agonizaba, el acusado no llamó a la ambulancia ni a un médico, sino a «otros policías para pedirles consejos sobre cómo proceder».

Finalmente, planteó la posibilidad de una cadena de encubrimientos ya que «van como ocho suspensiones durante todos estos años que me hacen sospechar del accionar judicial».

 

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas