Mundo Gremial

19 junio, 2014

Despidos en Quickfood

El cierre de la planta Quickfood de San Isidro generó la toma de la planta por parte de los trabajadores cesanteados, quienes fueron desalojados al principio de esta semana por efectivos policiales y tuvieron reunión con el Ministerio de Trabajo.

El cierre de la planta Quickfood de San Isidro generó la toma de la planta por parte de los trabajadores cesanteados, quienes fueron desalojados al principio de esta semana por efectivos policiales y tuvieron reunión con el Ministerio de Trabajo.

La noticia del cierre de la planta fabricante de hamburguesas de la localidad de San Isidro, con motivo de su traslado a la localidad de San Jorge, provincia de Santa Fe, dejó como saldo a 250 trabajadores sin su puesto laboral. Ante esta situación, 67 trabajadores decidieron tomar la empresa a principio de esta semana y fueron desalojados el día martes.

En diálogo con Radio Sur, el delegado David Soria explicó el conflicto y denunció maniobras de lockout, a la vez que reclamó por la falta de claridad de la empresa al no haber telegramas de despido para los trabajadores.

Nosotros desconfiamos que al no haber telegrama sea un lockout, porque acá hay dos líneas de producción y tecnología bastante avanzada, por eso llegaron a dominar cerca del 80% de las hamburguesas del país, con las segundas marcas y con la marca Paty el 60%. Aparte la empresa no había presentado ningún problema económico, ni siquiera el procedimiento preventivo de crisis. La sospecha que tenemos nosotros es que ellos, ahora que estamos todos afuera, tomen gente nueva, como hacen todos estos monopolios, con mano de obra precarizada”, afirmó el delegado.

Los rumores de no continuidad laboral venían siendo frecuentes en la planta, ante lo cual la comisión interna de trabajadores pidió una reunión al jefe de recursos humanos de la empresa, quien les aseguró que no había novedades en torno a la situación y que la planta seguiría operando normalmente.

Sin embargo, el día domingo durante el partido de Argentina, ingresó a la empresa personal de seguridad privada y desde recursos humanos se citó a los delegados a una reunión en la que se les comunico el traslado de la fábrica y los eventuales despidos que se llevarían a cabo.

“Fuimos toda la comisión interna y ahí nos dicen que prescindían de todo el personal, que solo iban a dejar una guardia mínima en sala de maquinas. El tema que mas nos cuestiona es que no hay telegrama, dijeron que ofrecían un retiro voluntario gratificante, o sea el 100% mas un plus del 20%”, relató Soria

Quickfood pertenece a la multinacional brasilera BRF, que también es dueña de Dánica y Avex (producción de carne de pollo). La decisión del traslado a Santa Fe, según explicó la empresa en un comunicado, se debe a la intención de concentrar todas las operaciones de carne vacuna a nivel nacional en un solo lugar para asegurar la sustentabilidad del negocio.

«La planta en la localidad de Martínez es el único inmueble que no forma parte de los activos de la compañía y que hasta el momento Quickfood utilizaba bajo un contrato de locación. El traslado demandará inversiones en obras para mejorar la capacidad energética de la zona de San Jorge, traslado de equipos, incorporación de activos y nuevos equipos y ampliación de instalaciones», aseguró la empresa.

En cuanto a los despidos, la compañía puntualizó que «abonará una gratificación adicional por egreso equivalente a los rubros indemnizatorios más un porcentaje adicional y otorgará el beneficio de la extensión de la cobertura de la obra social», a la vez que «estudiará los casos en los que puedan plantearse necesidades especiales de los trabajadores o sus familias, a fin de dar la mejor contención posible en el marco de las circunstancias”.

Esta situación se enmarca en una coyuntura complicada para el sector frigorífico, con diversos cierres de plantas y cerca de 20 mil obreros despedidos en el rubro.

Los trabajadores de la empresa, en un intento de retener los puestos de trabajo, tomaron la planta a principio de la semana.

“El día lunes se hizo asamblea, entramos y ocupamos la empresa. Hubo una propuesta de la empresa de retiro voluntario gratificante, el cual la mayoría de los trabajadores ha aceptado y se retiraron. Nosotros queremos conservar la fuente de trabajo, porque la plata ya se sabe como es, pan para hoy y hambre para mañana, mas con la inflación”, comentó Soria y agregó, “pero no pudimos defender los puestos de trabajo, fuimos desalojados por la departamental de San Isidro, de Olivos, de San Fernando, hasta de Campana vinieron. Nos superaban veinte a uno, y nos vinieron a notificar que nos retiremos en 20 minutos. Hicimos una asamblea entre los compañero y decidimos salir”.

Si bien este miércoles se llamó a las partes a una reunión de conciliación en la delegación de San Isidro del Ministerio de Trabajo, todavía no hay novedades de la resolución del conflicto.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas