Salud

10 junio, 2014

¿Daños colaterales o efectos directos?

La reflexión sobre la salud mental y las expresiones de malestar individual pocas veces aparece ligada a situaciones como las condiciones de precarización laboral. Un análisis de la relación entre ambas variables.

La reflexión sobre la salud mental y las expresiones de malestar individual pocas veces aparece ligada a situaciones como las condiciones de precarización  laboral. Un acercamiento a la relación entre ambas variables.

Tiempos duros: de subjetividad producida desde el consumo y la superficialidad, tiempos del “todo pronto ya”, de lo ilimitado como slogan en una cotidianeidad vaciada de sentidos. Tiempo  de ruptura de lazos y pérdida de referencias, tiempo de crisis civilizatoria, quiebres simbólicos, bronca, malestar.

Contexto agitado: donde la propuesta ilimitada de consumir se estampa contra la realidad inflacionaria en la Argentina, contra el salario que no alcanza, el trabajo que no está o es en condiciones de precarización laboral; contexto de bronca y desbarajuste, contexto de preguntas del pueblo  con respuestas por derecha.

Así, en estos tiempos y en este contexto proponerse hablar de salud mental y pensar la salud mental en nuestro país es analizar, como lo ha hecho James Petras, los daños socio-psicológicos de los trabajadores que expuestos a la inseguridad laboral y el trabajo precario llenan las estadísticas  de suicidios, violencia familiar, estrés, depresión entre otros padecimientos mentales.

En este sentido el abuso de sustancias es moneda corriente en la forma de respuesta ante el fastidio epocal, uno más de los tantos síntomas políticos de un sistema en crisis.  De hecho según la Organización Mundial de la Salud (OMS) el alcohol y la depresión son los problemas más frecuentes en salud mental. El alcohol es en Latinoamérica y el Caribe uno de los mayores factores de riesgo para la salud.

Petras expone con claridad que: “La impotencia individual, social y política se expresa en la falta de autoestima, la impotencia sexual y una interiorización de la cólera que lleva hacia la conducta autodestructiva”. Es decir que más allá de la hermosa frase “De cerca, nadie es normal” de Caetano Veloso, las múltiples formas del malestar subjetivo en nuestra época tienen causas comunes más allá de la engañosa superficie singular o individual bajo la cual frecuentemente son explicadas.

En el intento de profundizar el análisis buscando datos, se encuentra una serie de números que sugieren interpretaciones ambiguas. Según el Centro Argentino de Prevención Laboral en Adicciones (CAPLA) el 30% de las víctimas de accidentes en el trabajo están asociadas al consumo de alcohol u otras drogas. Los consumidores de estas sustancias registran entre el doble y el triple de ausentismo laboral que el resto de los empleados y  entre el 15% y el 40% de los expedientes disciplinarios, en el ámbito laboral, guardan relación con el consumo de drogas.

Estos datos y los lugares donde se encuentran expuestos, no solo están lejos de reflejar o tener en consideración  las variables mencionadas al comienzo de este artículo, sino que abonan a la estigmatización de la clase trabajadora definiendo un perfil de hombre o de mujer en el ámbito laboral asociado a una serie de conductas transgresoras.

Esto a su vez parece justificar o más bien responsabilizar a los trabajadores  por accidentes de trabajo o cualquier tipo de entorpecimiento laboral, soslayando factores claves para entender esos datos como lo son las condiciones de trabajo y las condiciones de salud mental (materiales y subjetivas) a las que se encuentran expuestos los trabajadores.

Una vez más, tal vez no sea preguntarse  si se trata de daños colaterales o efectos directos, sino de visibilizar una  problemática estructural  disociada en el campo de las políticas públicas, en los ámbitos laborales, disociada en muchos discursos profesionales, en el campo de la salud, efectos concretos desde los engranajes más profundos en el funcionamiento del sistema.

 

Diana Broggi, licenciada en Psicología

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas