Géneros

10 junio, 2014

Atacaron a un joven por ser homosexual

A Ariel Olivera dos hombres lo golpearon hasta dejarlo inconsciente. “Tenés que morir por puto“, le dijeron mientras lo pateaban en plena calle, en la madrugada del domingo. La comisaría 24, donde realizó la denuncia, lo caratuló como “Robo y lesiones“, pero él dice que no fue así: fue un ataque de homofobia.

A Ariel Olivera dos hombres lo golpearon hasta dejarlo inconsciente. “Tenés que morir por puto“, le dijeron mientras lo pateaban en plena calle, en la madrugada del domingo. La comisaría 24, donde realizó la denuncia, lo caratuló como “Robo y lesiones“, pero él dice que no fue así: fue un ataque de homofobia.

Ariel Olivera no tuvo tiempo de nada: ni de ver caras, ni de pedir por favor, ni de correr. Apenas pudo atinar a cubrirse la cabeza con las manos mientras lo molían a palos. “Tenés que morir por puto“, fue lo que escuchó antes de que empiece la golpiza. Eran las 4:30 del domingo y volvía de una fiesta, en un colectivo de la línea 168, hacía su casa de La Boca. Fue cuando bajó, en Parque Lezama, que todo se precipitó: caminó media cuadra sintiendo la persecución de dos personas –que nunca llegó a identificar– y en cuestión de segundos estaba en el piso, sangrando, siendo insultado y violentamente golpeado.

“Yo me caía e intentaba levantarme, pero la tercera vez me caí porque me pegaron en el estómago y ya no pude» contó Ariel a Notas. “Parate, puto, parate, hacete hombre“, le decían mientras lo golpeaban. Le dieron en la cabeza y en el abdomen: lo trompearon y lo patearon hasta dejarlo desmayado en plena calle. Reaccionó –cree– unos diez minutos después y, como pudo, volvió caminando a su casa, donde se bañó y se fue a dormir. Se levantó horas después con un ojo negro y el dolor en todo el cuerpo.

Ariel tiene 26 años y es secretario de Prensa en Unión PRO-Diversidad, un espacio en pleno nacimiento en el que convergen militantes de corrientes como el PRO y Unión por todos, el partido de Patricia Bullrich, del que el joven es afiliado. “Siempre me gritaron o dijeron cosas, pero nunca a este extremo», dijo. Y agregó: “Ahora siento que volví a nacer».

El día domingo el joven hizo la denuncia en la Comisaría 24, que caratuló su caso como “Robo y lesiones“. Demián Martinez Naya, militante del PRO y presidente de la agrupación PRO-Diversidad explicó a Notas: “Necesitamos la reinterpretación de la denuncia, porque esto no fue un robo, fue un ataque homofóbico». Y amplió: “Es necesario capacitar a la policía para que estas cosas no pasen desapercibidas, igual que con la violencia de género, donde una mujer va a denunciar que la golpearon, no le prestan atención y dos días después aparece muerta».

En diálogo con Diario Popular, César Cigliutti, Presidente de la Comunidad Homosexual Argentina (CHA), manifestó: “El ataque a Olivera refleja el sentimiento de homofobia que todavía tienen algunas personas». Además, hizo un llamado de atención acerca de los cambios en materia legislativa que aún están pendientes: “Es necesario también que el Senado apruebe la modificación de la Ley Antidiscriminatoria, para que no haya que inventar un delito como el robo en vez de poner las palabras que corresponden: es un ataque por nuestra orientación sexual». Por su parte, en el caso también está interviniendo el Inadi, que ya se reunió con el denunciante y que repudió el hecho a través de las redes sociales, al igual que la Federación argentina de lesbianas, gays, bisexuales y trans (FALGBT).

Ariel insiste en que no le robaron nada. Si bien perdió su morral, cree más posible que lo haya dejado tirado en la calle cuando intentaba volver a su casa o que alguna otra persona se lo haya llevado más tarde. Incluso si los atacantes se lo quedaron, el móvil seguiría siendo otro. “Yo le dije al comisario que no había sido un robo, le repetí cientos de veces las cosas que me habían dicho, pero igual caratuló así», explicó.

El lunes por la mañana, la foto que él mismo subió a su facebook ya se había viralizado en twitter y había sido compartida decenas de veces. “Lo hice para que todos los que pasen por algo así se animen a decirlo y a denunciar», dijo. Y concluyó: “Desde mi lugar yo quiero seguir trabajando para poder hacer cosas concretas y que todo esto se haga más visible».

 

Carolina Rosales Zeiger – @caroerrezeta

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas