Economía

4 junio, 2014

Nuevas suspensiones en la industria automotriz

Al conflicto de Gestamp, que ha tomado relevancia nacional, y las suspensiones que ya se habían visto en Voslkswagen, Fiat, Renault y Peugeot, ahora se sumó la automotriz de origen japonés Honda.

Al conflicto de Gestamp, que ha tomado relevancia nacional, y las suspensiones que ya se habían visto en Voslkswagen, Fiat, Renault y Peugeot, ahora se sumó la automotriz de origen japonés Honda.

Nuevas suspensiones

Este miércoles, según informa el diario La Nación, la empresa automotriz Honda decidió suspender su producción durante un mes. Esto supone que todos los trabajadores de la planta ubicada en la ciudad de Campana no irán a trabajar y cobrarán el 80% de su salario.

Según el mismo diario, la empresa sostiene que tuvo una caída en las ventas del 34% lo que derivó en un exceso de stock que llevó a esta suspensión.

La planta de Campana había sido inaugurada en 2011 y está instalada en un predio de 142 hectáreas que tiene capacidad de producción de hasta 50 mil unidades.

Por otra parte Peugeot-Citröen suspendió a todos sus operarios por una semana. La fábrica de El Palomar ya lo había anunciado a 1000 operarios de la tarde y ahora se suman 1.100 de la mañana.

Gestamp y la conciliación obligatoria

Por otra parte, en el conflicto de Gestamp, la autopartista que fue tomada por sus trabajadores y generó cruces entre el gobierno Nacional y la Provincia de Buenos Aires, el conflicto continúa.

Tras ser primero suspendidos y luego despedidos, 67 trabajadores de Gestamp resolvieron tomar la fábrica en reclamo por sus puestos de trabajo. Fue así que el Ministerio de Trabajo bonaerense dictó la conciliación obligatoria que permitía a los trabajadores continuar en sus puestos durante 15 días hábiles mientras se seguía negociando.

Fue así que el día martes la empresa volvió a funcionar. Sin embargo, quiénes habían sido despedidos, no pudieron ingresar a la planta ya que la empresa se los impidió. Para colmo, este martes por la noche el Ministerio de Trabajo de la Provincia de Buenos Aires dio marcha atrás con su propia decisión y dio de baja la conciliación obligatoria.

Esta decisión hace pensar en que, tal como analizó el periodista especializado en gremiales Jorge Duarte, la conciliación obligatoria suponía una victoria para los trabajadores y por lo tanto una legitimación de la toma de la fábrica como método de lucha. Por esto y por la presión del Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor (SMATA) quién nunca acompañó el conflicto y, por el contrario, intentó boicotearlo.

 

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas