Fútbol argentino

12 mayo, 2014

El adiós de la Bruja

Por segunda vez, Juan Sebastián Verón dejó el fútbol con la camiseta de Estudiantes. En el Estadio Único y tras disputar su partido 500, el máximo ídolo de la historia del Pincha dejó el fútbol con su equipo puntero.

Por segunda vez, Juan Sebastián Verón dejó el fútbol con la camiseta de Estudiantes. En el Estadio Único y tras disputar su partido 500, el máximo ídolo de la historia del Pincha dejó el fútbol con su equipo puntero.

«Esa es la famosa bruja que volvió al pincha para ser campeón», fue el hit del partido frente a San Lorenzo. El festejo tenía dos caras. Por un lado, volver a ser líder del campeonato y, por otro, despedir al máximo ídolo de Estudiantes. Familias de tres generaciones llegaron al Estadio Único para darle el adiós la gran figura del Pincha.

La historia con el León se empezó a escribir en 1993. Messi apenas tenía 6 años, Maradona se preparaba para su último Mundial y Menem cumplía su primer mandato como Presidente. Otro mundo, tanto que Verón tenía pelo, jugaba sin la cinta en la rodilla y Estudiantes estaba en la B.

Apenas 17 partidos y un título de la B Nacional fueron suficientes para que el Boca de Maradona y Bilardo lo fuera a buscar. Su pase al club de la Ribera coincidió con la era de los traspasos. En 1995, después de la ley Bosman, las posibilidades de emigrar a Europa para los latinoamericanos se habían multiplicado. Así desembarcó la «Bruja» en Italia. Comenzó con su visita a Génova para jugar en Sampdoria, después en Parma y Lazio. Su rendimiento iba en pleno ascenso cuando Alex Ferguson, al mando del Manchester United, se interesó en él.

Durante su estadía en Gran Bretaña vivió sus momentos más polémicos. Primero en 2002, cuando su país lo acusó de demorar el juego frente a Inglaterra y Suecia, pese a verse obligado a ganar para pasar a la segunda fase del Mundial de Corea-Japón. Las repeticiones lo expusieron a la crítica. Las señas y sus trotes parecían terminar su ciclo con la selección. También en el club inglés tuvo sus cortocircuitos con el mítico entrenador. «Aunque hubo aportes espectaculares, Verón sencillamente no pudo jugar en nuestros equipos. Jugó en todas las posiciones. Podría haberlo entrenado por cien años sin saber dónde ponerlo», contó tiempos después Ferguson en su autobiografía.

Su travesía europea terminó en Chelsea e Inter de Milán, para después volver a su casa, a Estudiantes, en 2006. Allí encontró la estabilidad, regularidad y la gloria. En su primera temporada venció a Gimnasia 7 a 0 y se coronó campeón del torneo local en una final mano a mano con Boca.

En su segunda etapa, Verón logró poner el nombre de Estudiante entre los mejores del fútbol argentino. Todos los años protagonista de los torneos, apostó a la conquista internacional. En 2008 se quedó en la puerta de la Copa Sudamericana, cuando perdió la final en partido de ida y vuelta contra Internacional de Porto Alegre.

Tuvo cuatro años la espina clavada hasta que pudo encontrar revancha. La Libertadores fue el sueño cumplido del 11. Levantó la copa en Brasil y viajó a Abu Dhabi para jugar contra el mejor Barcelona. El resultado fue el esperado, el desarrollo, algo impensado. Estudiantes le jugó de igual a igual al equipo de Guardiola ganador de todo y lo tuvo contra las cuerdas. Sin el trofeo, Estudiantes había vuelto ganador, y una vez más de la mano de la Bruja.

Su primer retiro tuvo lugar el 10 de diciembre de 2012 para convertirse en el mánager del club. Sin embargo, la crisis por la que pasaba Estudiantes y la posibilidad latente del descenso lo llevaron a ponerse una vez más los cortos. Su último ciclo tuvo sensaciones agridulces y fue de menor a mayor. En el primer semestre le costó mantener el ritmo de la competencia y recién en el segundo se acomodó y volvió a pelear un torneo.

Su sueño era retirarse en su casa y el partido con San Lorenzo era el señalado. Su público, su fiesta y el partido 500 en el club, eran el cotillón para pisar por última vez una cancha, pero la pelea por el título lo obligará a despedirse en plena persecución de un nuevo sueño y lejos de su gente.

 

Sebastián Dalli – @sebadalli

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas