Mundo Gremial

6 mayo, 2014

Calsa: los trabajadores resisten 55 despidos

La empresa panificadora Calsa, una multinacional perteneciente al grupo inglés ABF, ubicada en el parque industrial de Lanús se encuentra paralizada por sus trabajadores después del despido de 55 empleados de la planta.

La empresa panificadora Calsa, una multinacional perteneciente al grupo inglés ABF, ubicada en el parque industrial de Lanús se encuentra paralizada por sus trabajadores después del despido de 55 empleados de la planta.

El conflicto comenzó en octubre de 2013 cuando la empresa intentó echar a un trabajador de la fábrica y que luego fue reincorporado. Luego el conflicto se extendió hasta estos días ya que el presidente de la empresa ordenó el despido de 55 trabajadores en una planta de 230 empleados.

Los trabajadores denuncian que la empresa está recibiendo una inversión multimillonaria y está aprovechando para hacer una limpieza de la gente que siempre trabajó. En ese sentido, los obreros de la fábrica explicaron a Notas que “no nos están echando por plata, ni reestructuración económica. Están queriendo sacar una base que le está sacando cosas”.

A fines del 2013 los trabajadores comenzaron la lucha por reincorporar un compañero despedido. Luego de un paro y dos meses de conciliación obligatoria lo consiguieron. No pasaron más de 10 días, ya comenzado el 2014, y la empresa volvió a cargar contra los trabajadores. Esa vez fueron 7 desafectados, sin causa alguna. Luego de negociaciones con la empresa y el Ministerio Trabajo de la provincia de Buenos Aires se logró reincorporar a cuatro, por lo que aún quedaron tres trabajadores sin su fuente de trabajo.

En seis meses, ya se realizaron cuatro paros. Los trabajadores de la fábrica panificadora comentan que ese fue el comienzo de esta larga lucha.

Hace aproximadamente un mes se despidió a 52 trabajadores, que sumandos los tres provenientes del corte anterior, suman 55 despidos. A partir de estos hechos los trabajadores decidieron suspender a actividad de la fábrica y actualmente tienen un 95% de acatamiento a la medida de fuerza.

En las puertas de la fábrica Calsa los trabajadores montan un acampe que les permite dar visibilidad al conflicto y mantener el paro. Según comentaron los obreros alrededor de 70 y 80 compañeros sostienen el acampe en el Parque Industrial de Lanús.

Como otra forma de dar a conocer la medida de fuerza, los trabajadores de Calsa comentaron que “en este primer mes de toma distintas organizaciones sociales de la zona, empresas recuperadas y trabajadores en lucha se han acercado a solidarizarse con nuestra causa. El domingo hicimos un festival donde se acercaron las comisiones internas de Unilever, Shell, Kimberly, y comisiones internas de otros sindicatos, intentamos llevar el conflicto lo más afuera posible”. En un comunicado agregaron que “ni la permanente custodia policial, ni las llamadas de los jefes a las casas de los compañeros, ni la amenaza constante de desalojo están logrando romper nuestra unidad”.

En las últimas semanas la empresa ofreció reincorporar a 32 de los 55 trabajadores, pero los mismos reincorporados mantuvieron el mandato de la asamblea: “Todos los compañeros adentro”. Mientras tanto los canales para la resolución de este conflicto siguen en manos del Ministerio de Trabajo de la provincia de Buenos Aires, a cargo de Oscar Antonio Cuartango, quién hasta el momento no se ha pronunciado.

 

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas