Educación y Ciencia

17 abril, 2014

¿Tienes un e-mail? Te queda poco tiempo

El correo electrónico, también conocido por su nombre en inglés, email, parece estar en vías de extinción. Las grandes empresas ya lo están desplazando por otras vías de comunicación debido a su ineficiencia y falta de seguridad.

El correo electrónico, también conocido por su nombre en inglés, email, parece estar en vías de extinción. Las grandes empresas ya lo están desplazando por otras vías de comunicación debido a su ineficiencia y falta de seguridad.

 

La idea de un lugar de trabajo sin correo electrónico puede parecer inimaginable. Pero el correo electrónico como medio de comunicación empresarial se ha convertido en un problema. Es una manera poco eficaz de administrar proyectos y comunicarse internamente. La aglomeración de mensajes irrelevantes crea estrés en innecesario en el trabajo. Y ojo, el estrés por el colapso de la bandeja de entrada no es un fenómeno nuevo.

En 2011 un artículo del Financial Times sostenía que «la mayoría de las empresas están lidiando con la sobrecarga de correo electrónico». En ese mismo artículo, Mónica Seeley, experta en gestión de correo electrónico de la consultora Mesmo y autora de Brilliant Email daba una estadística abrumadora: «Las empresas están perdiendo hasta 20 días al año, por persona, debido al mal uso del correo electrónico». Esta situación se debe, en gran parte, a los casi 100 mil millones de mensajes de spam que se envían por día (si, por día).

La seguridad es otra preocupación importante para las empresas. Con la aparición de WikiLeaks, Edward Snowden, y otras «fugas» de información que después se reproducen en los titulares de todo el mundo, las empresas -que siempre tienen algo que ocultar- se enfrentan a los peligros de que se filtre información a través de los mensajes de correo electrónico.

Según la página web especializada en tecnología WorkIntelligent, “el número diario de mensajes de correo electrónico enviados por profesionales alcanzó su punto máximo en 2008 y ha estado disminuyendo constantemente desde entonces”. A su vez, la misma fuente asegura que los jóvenes prefieren el uso de las redes sociales y otro tipo de plataformas de mensajes previendo que el cambio generacional impactará aun más en este retroceso del correo electrónico.

¿Por qué ahora?

El fin del email se ha pronosticado varias veces. Sin embargo en la actualidad empieza a haber pruebas contundentes y, sobre todo, alternativas viables.

Una alternativa cada vez más popular es Yammer, un proveedor de redes sociales internas para las empresas. Yammer permite la comunicación de persona a persona en un método similar a los muros de Facebook. Sus usuarios pueden crear reuniones, compartir documentos y actúa como un espacio de centralización de los datos institucionales. Todo esto en un paquete que es mucho más limpio y más organizado que una bandeja de entrada. Grandes empresas como Ford, eBay y DHL han adoptado Yammer. Un fuerte testimonio de su potencial como una alternativa a un correo electrónico.

Si bien estas nuevas tecnologías ofrecen una promesa significativa para el futuro de las comunicaciones empresariales, el final del email puede ser todavía un largo camino por recorrer. Sin ir más lejos hay que ver como Gmail, el principal proveedor de este servicio a nivel mundial, ha ido ampliando progresivamente las posibilidades incorporando mensajería instantánea, edición de documentos online, etc. De todas formas lo que sí parece más probable en un corto plazo es el fin de la dependencia de las empresas de esta forma de comunicación.

 

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas