Economía

11 abril, 2014

«El paro mostró más la debilidad del Gobierno que la fortaleza de los opositores»

El periodista Jorge Duarte, en diálogo radial con el programa Con el pie izquierdo, de Radio Sur, realizó un primer balance del paro del 10 de abril. Contundencia de la medida, heterogeneidad de los convocantes y posibles concesiones del Gobierno.

El periodista Jorge Duarte, en diálogo radial con el programa Con el pie izquierdo, de Radio Sur, realizó un primer balance del paro del 10 de abril. Contundencia de la medida, heterogeneidad de los convocantes y posibles concesiones del Gobierno.

 

En diálogo matinal con el programa Con el pie izquierdo, el periodista Jorge Duarte sostuvo que el del 10 de abril fue “el paro más grande que sufrió el kirchnerismo”: “Sin dudas ayer fue un paro muy importante. Todos coinciden en que fue el paro más importante que se hizo en el período kirchnerista. La ciudad estuvo paralizada, sin transportes. Se notó que las actividades realmente estuvieron detenidas”. “Fue una medida de fuerza más que contundente que mostró que hay un armado sindical muy importante que tiene un descontento creciente con el Gobierno nacional”, agregó Duarte.

Sin embargo, detrás de esta indiscutible contundencia de la medida de fuerza se pueden descubrir algunas importantes debilidades. Además de las debilidad de las “conducciones que ayer llamaron a no parar y sus trabajadores decidieron adherirse a la medida de fuerza” también existe una debilidad de los organizadores del paro, que se desprende de su propia heterogeneidad. Sostiene Duarte que este aspecto implica “la fragilidad de la alianza que consolidó la medida de fuerza es total y es absoluta” pero que esto “quedó en segundo plano por el éxito del paro”.

En ese sentido, señaló que existen fuertes diferencias entre los convocantes que dificultan la posibilidad de pensar en un armado del sindicalismo opositor a largo plazo. “Fue un llamado muy heterogéneo, un entramado diverso, que consolidó el paro más importante del período kirchnerista pero que parece muy frágil como posibilidad de consolidarse como alternativa al Gobierno nacional”.

“Lo que quedó plasmado es que en realidad hay muchos sectores que están unidos por una cuestión circunstancial”, sostuvo Duarte. Más allá de que “con Barrionuevo todos tienen diferencias”, también se fueron manifestando diferencias de todo tipo entre los convocantes. Estas grietas entre las mismas conducciones gremiales convocantes el paro se expresaron tanto en los días previos, con los cruces entre Sobrero y Barrionuevo, por ejemplo, como en el mismo día de la medida de fuerza.

Concretamente, algunas de esas diferencias se manifestaron en la composición de la mesa sindical que ayer brindó la conferencia de prensa para anunciar el éxito del paro. Allí hubo “diferencias que ayer estallaron”, que se evidenciaron particularmente en la ausencia de la mesa de Omar Maturano, el dirigente ferroviario, quien “no se quiere sentar o sacar una foto con Micheli, que cuestiona el modelo sindical”. Y concluyó Duarte: “Ahí me parece que hay una diferencia importante que va a hacer ruido en lo inmediato. Son diferencias de modelo sindical que no hay manera de conciliar”.

En lo que sí se manifestó una fuerte unidad del discurso de las centrales sindicales opositoras fue en lo que hace a la relación con las diversas fuerzas de izquierda que ayer apoyaron la medida de fuerza, pero planteándose garantizar piquetes y manifestaciones callejeras que los convocantes no tenían previstas: “tanto la CGT Azopardo con el barrionuevismo a la cabeza condenaron los piquetes y se diferenciaron fuertemente”. Lo que expresa también un cambio respecto del paro de noviembre de 2012, luego del cual, por ejemplo, el dirigente ferroviario Rubén “Pollo” Sobrero estuvo en la CGT Azopardo evaluando el éxito de la medida de fuerza junto a Moyano. En ese sentido, Duarte opinó que esa alianza “ayer se rompió y parece que es muy difícil que vuelva a consolidarse”.

En conclusión, el periodista opinó que estas heterogeneidades del bloque sindical convocante hacen prever que la unidad coyuntural “puede sostenerse algún tiempito más pero inmediatamente van a reacomodar sus fuerzas de otra manera”. En realidad, el factor determinante para que esta alianza de heterogeneidades se sostenga más o menos en el tiempo dependerá de “cómo el Gobierno reacomode sus fichas”.

En cuanto a la posible reacción del Gobierno frente a la contundencia de la medida sindical, Duarte opinó que lo más probable es que el Gobierno intente “descomprimir” con el anuncio de tres medidas centrales: “acelerar las paritarias que vienen demoradas” (particularmente las de gremios como UPCN o textiles), “anunciar por decreto de la suba del mínimo no imponible” y finalmente “empezar a liberar los fondos de la obras sociales”, por lo menos para los gremios “amigos”. “Son tres cosas que el Gobierno suele hacer cada vez que hay mucha presión sindical”, concluyó.

Pero el éxito de estas guiños hacia el gremialismo estarán condicionados por una cuestión de fondo que tiene que ver con “si el Gobierno va a poder detener o no la inflación”, que definió como “el caldo de cultivo del malestar que se notó ayer”.

Finalmente, Duarte opinó: “Lo que me parece que demostró el paro de ayer, más que la fortaleza de algunos, es la debilidad del Gobierno nacional. Hay que ver si puede rearmar sus filas”.

 

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas