Cultura

4 abril, 2014

El evento cinéfilo del siglo

Entre este viernes 4 de abril y el domingo 13 se desarrollará en Buenos Aires el festival que todo cinéfilo de ley espera cada año… No. ¿Qué es el BAFICI? BAZOFI, el festival nacional y popular cuya consigna ya lo dice todo: Alegría sin fin.

Entre este viernes 4 de abril y el domingo 13 se desarrollará en Buenos Aires el festival que todo cinéfilo de ley espera cada año… No, ¿qué es el BAFICI? BAZOFI, el festival nacional y popular cuya consigna ya lo dice todo: Alegría sin fin.

 

Ideado Fernando Peña y Fabio Manes, el BAZOFI vio la luz en 2012 como “Primer festival de rarezas de la Filmoteca”. La actual edición del autodenominado “evento cinéfilo del siglo” viene a ser la sexta o séptima (con los BAZOFI de luxe y los BAZOFI d´hiver se trastocaron un poco las cuentas y nadie se toma el trabajo de poner la casa en orden), dedicada especialmente a homenajear al recientemente fallecido Fabio Manes.

Peña y Manes, como todos saben o debieran saber, durante años fueron los responsables de deleitar las medianoches del país con su maravillosa Filmoteca, por Canal 7, y en 2012 se propusieron impulsar un festival de cine paralelo al cada vez más snob BAFICI. Así nació el BAZOFI, que si bien dice que no es ni ‘contra’ ni ‘anti’, lo cierto es que no puede evitar dirigirle una mueca de burla irónica a su primo multitudinario de salas con butacas reclinables.

A partir de 2013 el BAZOFI se mudó de la hermosa sala del Sindicato de Operadores Cinematográficos de calle Viamonte a la Escuela Nacional de Experimentación y Realización Cinematográfica (Enerc), en Moreno 1199, sitio histórico donde Peña y Manes se conocieron.

La programación comienza este viernes a las 23 con El planeta de las tormentas, filme del soviético Pavel Klushantev de 1962, sobre una osada misión comunista a Venus. Y a lo largo de los días se sucederán las heterogeneas frikeadas que ya son marca registrada del festival. Así desfilarán por las pantallas del BAZOFI maravillas como:

El gorila blanco (EEUU, 1945), de Harry L. Fraser, con Ray “Crash” Corrigan, uno de los pocos actores especializados en hacer de gorila que, como el film es de bajo presupuesto, aquí también encarna al cazador con una versatilidad que ya la quisiera Gary Oldman; Belle Starr (Italia, 1967) de Nathan Wich (seudónimo de Lina Wertmüller), un extraño spaguethi western feminista; Tigre (Italia/Francia, 1984) de Lamberto Bava, una de las que recomienda Tarantino; La guerra, la música y nosotros (EEUU, 1976) de Susan Winslow, un antidocumental psicodélico sobre la Segunda Guerra Mundial; Pánico en el Transiberiano (España/Gran Bretaña, 1972) de Eugenio Martín, con Christopher Lee, Peter Cushing y ¡Alberto de Mendoza!, nada que agregar; Las colinas de Kentucky (EEUU, 1927) de Howard Bretherton, una de las de Rin Tin Tin que le gustaban a Manes; El regreso del dragón (Hong Kong,1972) de y con Bruce Lee y está todo dicho; Un día, un gato (Checoslovaquia,1963) de Vojtech Jasny, uno de los filmes fantásticos más hermosos de la historia para clausurar el festival.
También se proyectará en 4 emisiones la miniserie italiana basada en el héroe de Salgari: Sandokán (Italia/Alemania/Gran Bretaña/Francia, 1976) de Sergio Sollima. Y los niños también pueden disfrutar de evento cinéfilo del siglo con el Bazofito, donde podrán verse Mazinger Z: El robot de las estrellas (Corea del Sur, 1978), con actores y ningún parecido con el famoso manga más allá del nombre y de que hay un robot gigante y Un viaje a la prehistoria (Checoslovaquia, 1954) de Karel Zeman, hermosa animación checa con relatos de Hugo del Carril. Peronismo y comunismo unidos por la magia del séptimo arte.

Llevan calidad, llevan cantidad.

Para terminar, los dejamos con las 8 verdades del BAZOFI:

1. El BAZOFI es esencialmente popular. Toda camarilla es antipopular y por lo tanto no merece al BAZOFI.
2. No existe para el BAZOFI más que una clase de personas: las que vienen al BAZOFI.
3. Para un BAZOFI no puede haber nada mejor que otro BAZOFI.
4. En la acción cinéfila del BAZOFI, la escala de valores es la siguiente: primero el 35mm., después el 9.5mm., después el 16mm. y después el 8 y el súper 8mm.
5. Como doctrina cinéfila, el BAZOFI realiza el equilibrio entre el espectador y los films, sin intermediarios parásitos innecesarios.
6. El BAZOFI no es para nosotros un fin, sino un medio para alcanzar el propósito total de la Filmoteca, que es la Alegría Sin Fin.
7. En el BAZOFI los únicos privilegiados son los espectadores. No hay credenciales especiales para críticos, que deben hacer la cola como todo el mundo.
8. El BAZOFI es socialmente justo, económicamente gratis y políticamente soberano. La programación no obedece a modas espurias, locales o foráneas.

 

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas