Mundo Gremial

21 marzo, 2014

Trabajadores de Crónica temen por posibles despidos

El lunes de esta semana trabajadores de Crónica fueron citados a trabajar a un nuevo edificio aun en construcción. Por otra parte, el resto de la redacción (entre los que se encuentran los delegados de la comisión interna) fue dejada en el antiguo edificio sin jefes ni otro tipo de personal jerárquico. La sospecha de futuros despidos ronda en el aire.

El lunes de esta semana trabajadores de Crónica fueron citados a trabajar a un nuevo edificio aun en construcción. Por otra parte, el resto de la redacción (entre los que se encuentran los delegados de la comisión interna) fue dejada en el antiguo edificio sin jefes ni otro tipo de personal jerárquico. La sospecha de futuros despidos ronda en el aire.

 

Hace aproximadamente un año se anunció la construcción de un nuevo edificio en la calle Combate de los Pozos 639 para mudar los diarios BAE y Crónica. Sin embargo las obras se demoraron y ante los pedidos de la comisión interna del diario para visitar las instalaciones la patronal no dio respuesta.

Sin embargo, esta semana la mitad de los trabajadores de la redacción de Crónica fueron citados por mail y mensajes de texto a presentarse a trabajar en el nuevo edificio dejando a la otra mitad en el edificio viejo de Bartolomé Mitre al 700.

Aquellos que quedaron en el viejo edificio se encontraron con que no había jefes, ni ninguna otra autoridad de la empresa y empezaron a sospechar. Ante esta situación los delegados gremiales se presentaron en el edificio nuevo para que se les informe que estaba pasando. No fueron atendidos y se les impidió el ingreso.

Por otra parte la noticia de que los periodistas trasladados fueron obligados a firmar nuevos contratos aumentó la tensión y generó la protesta de los trabajadores que buscan que se les informe que está sucediendo.

Notas dialogó con Emiliano Gullo, uno de los delegados de la comisión interna de Crónica al respecto. “El domingo pasado hubo un corte de luz que afectó nuestra redacción, tuvimos que sacar una edición de emergencia y ahí aceleraron la mudanza a Combate de los Pozos 639”, explicó Gullo refiriéndose a que, con la excusa del corte, los directivos de la empresa se trasladaron ese mismo domingo al nuevo edificio aunque dejando libre de tareas a los trabajadores.

Pero el lunes “algunos compañeros comenzaron a recibir comunicaciones indicando que se tenían que presentar en la nueva redacción, no todos. A lo largo del día, el mismo lunes, muchos de los compañeros que estaban en Mitre se empezaron a poner nerviosos porque los jefes no estaban, nos dejaron a la deriva”, agregó el representante gremial.

En ese marco se realizó una asamblea en la vieja redacción “para ver qué medida tomar y pedir una comunicación oficial de la empresa. Cuando la interna se presentó en el nuevo edificio no nos permitieron entrar”, continuó el delegado. Según el periodista, “el jefe de redacción salió y nos dijo que ahí solo estaban los trabajadores autorizados hasta que se termine de construir. Pedimos entrar igual y ahí nos dice ‘hay que ver si este va a ser su lugar de trabajo”.

Estas declaraciones aumentaron la tensión de los trabajadores que no habían sido convocados al nuevo edificio, más aun cuando “en el viejo ya no quedó nada, si bien oficialmente no hay despidos básicamente nos están diciendo eso”. “Dos días después volvimos con un escribano público y solamente nos atendieron a través de una mirilla. Todo quedó registrado y lo presentaremos en el Ministerio de Trabajo”, aclaró el trabajador de prensa.

El periodista de Crónica también dio cuenta que “este tema excede a la comisión interna, muchos otros compañeros no fueron citados y aquellos que sí fueron se los obligó a firmar un nuevo contrato con Editorial Aconcagua (que es la que va a aglutinar a Crónica de ahora en adelante) porque si no se iban a tener que quedar en el edificio viejo”.

Este viernes está prevista una reunión de la comisión interna con uno de los dueños, Alejandro Olmos. Posteriormente a ese encuentro los trabajadores realizarán una asamblea en la puerta del nuevo edificio para convocar y encontrarse también con aquellos que fueron trasladados.

“Lo que le estamos diciendo a la empresa es que nos muestren el contrato y lo presenten en el Ministerio. Entonces lo que pensamos es que si no nos quieren dar el contrato, no lo llevan al Ministerio y no se lo dan a los laburantes para que lo vean con un abogado, algo hay que sospechar”, concluyó Gullo.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas