América Latina

15 mayo, 2017

Asesinan a periodista en México, el país más peligroso para ejercer la profesión

Este lunes fue acribillado a balazos el periodista mexicano Javier Valdez, colaborador de la agencia de noticias Agence France-Presse (AFP) y del diario La Jornada. Días atrás otro grupo de periodistas había sido agredido por narcos. Distintos informes dan cuenta que el país azteca es el más peligroso para los trabajadores de prensa.

Este lunes fue acribillado a balazos el periodista mexicano Javier Valdez, colaborador de la agencia de noticias Agence France-Presse (AFP) y del diario La Jornada. Días atrás otro grupo de periodistas había sido agredido por narcos.

Los dos hechos, que podrían ser tomados como casos aislados, no lo son. México es el país más peligroso para ejercer el periodismo de todo el continente americano. Así lo reveló la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en su informe anual.

Desde la CIDH aseguran que se vuelve una tarea «casi imposible» que las y los trabajadores de prensa «realicen investigaciones y publicaciones sobre temas como crimen organizado, corrupción, seguridad pública y asuntos similares». Es que «hay zonas de México en las cuales hoy día los periodistas se encuentran sometidos a una fuerte intimidación originada fundamentalmente por grupos delincuenciales», amparados por el poder político.

No casualmente Valdez, que también trabajaba para el semanario Ríodoce en el Estado de Sinaloa, había realizado investigaciones sobre el narcotráfico y la violencia que hace años azota al país.

A finales del año pasado el periodista presentó un libro donde abordaba específicamente este tema: Narcoperiodismo, la prensa en medio del crimen y la denuncia. «No hablamos solo de narcotráfico, una de nuestras acechanzas más feroces. Hablamos también de cómo nos acecha el gobierno», dijo en aquel momento en una entrevista con La Jornada.

Valdez explicó que las redacciones mexicanas están «infiltradas por el narco», y que «al lado» siempre hay «algún compañero en quien no puedes confiar porque quizá sea el que pasa informes al gobierno o los delincuentes».

«Señalamos también a los empresarios, a los dueños y ejecutivos de los medios, que priorizan el negocio, que están más preocupados por la ganancia que por contar la historia de lo que está pasando en nuestro país, o de lo que pueda pasarles a sus reporteros, a sus empleados”, añadió.

Tras ser interceptado en la calle, saliendo de la redacción de Ríodoce, Valdez fue asesinado a tiros por una persona aún no identificada. El periodista había recibido el Premio Sinaloa de Periodismo y el premio International Press Freedom Award del Comité para la Protección de Periodistas, entre otros.

Una profesión de riesgo y sin protección

El informe de la CIDH dio cuenta que lo sucedido con Valdez es cotidiano. «Al menos desde 2010» se ha confirmado a México como «el país más peligroso para ejercer el periodismo en toda la región», aseguró el organismo internacional. De hecho en los últimos dos años, más de uno de cada cinco asesinatos de periodistas en América Latina (22%) tuvieron lugar en su territorio.

Apuntando a lo mismo, se publicó recientemente otra investigación titulada Entre el peligro y el deber: Los riesgos de ejercer el periodismo en México y Brasil. El material fue elaborado por Juan Carlos Flores Carrillo, de la Universidad de Colima (México), y João Paulo Soares da Silva, de la Universidad Municipal de São Caetano do Sul (Brasil).

Allí los investigadores dialogaron con distintos trabajadores de prensa de ambos países. «En relación con los mecanismos de protección ofrecidos por el propio medio de comunicación, los periodistas mexicanos entrevistados no señalaron ningún tipo de apoyo jurídico», contaron. No obstante, mencionaron que «algunos medios autorizan que el profesional no incluya firma en su nota o cuando su seguridad corre peligro los envían a otra ciudad a fin de salvaguardar la integridad del reportero».

Agresión y protesta de periodistas

Dos días antes del crimen de Valdez, siete periodistas de medios locales e internacionales fueron interceptados por alrededor de un centenar de hombres armados en una ruta del Estado de Guerrero, al sur del país.

Sergio Ocampo y Jair Cabrera, de La Jornada; Hans Máximo Musielik, de Vice News; Pablo Pérez García, de Hispano Post; Jorge Martínez, de la agencia Quadratín; Angel Galeana, de Imagen TV, y Alejandro Ortiz, del diario Bajo Palabra, fueron víctimas de un comando del grupo narco conocido como «La familia michoacana».

Según relataron les robaron sus pertenencias y les advirtieron que no hicieran la denuncia en el retén militar que se encontraba a un kilómetro de distancia. «Si vemos que se detienen en el retén y dicen lo que les pasó, los vamos a comer vivos. Ahí tenemos halcones vigilando”, les dijeron.

Ante este hecho realizaron una protesta en el centro de Chilpancingo, también en Guerrero. Allí leyeron un comunicado. “Subrayamos que estos grupos criminales se mueven con total impunidad y nos parece extraño que hayan actuado con total anarquía en medio de dos retenes del Ejército mexicano, lo que confirma la convivencia entre las fuerzas del orden con los grupos criminales”, denunciaron los periodistas.

Por su parte organismos de Derechos Humanos de ese Estado presentaron también una declaración en solidaridad con los trabajadores de prensa agredidos. «El Estado de Guerrero con su estrategia fallida para abatir la delincuencia está vulnerando el derecho a la libre expresión y poniendo en riesgo la seguridad e integridad de los periodistas», sostuvieron.

Asimismo destacaron el informe de la CIDH que sostiene que en México “los crímenes contra periodistas, la ausencia de protocolos de investigación específicos para perseguir los casos que involucran posibles retaliaciones por el ejercicio periodístico y la alegada falta de independencia de la justicia permiten que la impunidad sea cada vez mayor, hasta el punto de constituirse una falla estructural de la administración de justicia”.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas